shadow

Por: Francisco J. Lifante

Este es el último día histórico del mes de mayo en España. Analizando el debate que está teniendo lugar hoy en el Congreso, sólo nos cabe una duda a los Monfortinos. ¿En qué afecta la moción de censura a Monforte del Cid?

 

Depende del desenlace. Bien por la posible dimisión del propio Rajoy, forzando así unas elecciones y cortando la hemorragia informativa que está sufriendo el PP en todos los informativos, o bien, porque la propia moción prospere y Pedro Sánchez se convierta en Presidente del Gobierno en las próximas horas.

En el segundo caso, Monforte debería estar en SEPES el primer día en el que un nuevo director o directora general tomara posesión del cargo y solucionar el tema que nos tiene sometidos desde el año 1990.

Para ello es imprescindible que la actual Corporación mueva ficha ya, anticipándose a los posibles candidatos. Nos jugamos 22 millones de euros en ello. Sólo de esa manera podríamos encauzar el desaguisado, por todos conocido, de la franquicia Popular monfortina.

Dos fuentes importantes de Compromís y PSOE ya adelantaban ayer por la noche a un servidor que la moción iba a salir victoriosa. Pero depende de muchos factores que en una mini-legislatura de dos años, que el asunto SEPES pueda arreglarse, entre otras cosas por lo avanzado del estado jurídico del proceso y las sentencias en contra del Ayuntamiento, gracias a la guerra de egos entre Antonia y SEPES, además del escaso año que queda de legislatura municipal. De ahí la importancia de su continuidad.

Con toda la prudencia a esta hora, en cuanto que los acontecimientos en esta convulsa política nacional, pueden cambiar en cuestión de minutos, me atrevería a anticipar que Pedro Sánchez será Presidente, bien de manera instrumental para convocar unas nuevas elecciones, o para un par de años que darán para muchos titulares y pocas medidas efectivas.

Por último, esperamos que del nuevo gobierno surjan las medidas correctoras y una seria reflexión acerca del artículo 135 de la Constitución Española, cuya modificación express tuvo lugar en sólo 48 horas, con el voto conjunto del PP y PSOE en 2010. Aquella modificación supuso el ahogamiento literal de las administraciones autonómicas, provinciales y locales. Por lo tanto pienso que debemos luchar conjuntamente, desde la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) para que nos liberen de la soga que nos viene quitando el aliento desde hace 8 años.

Y ya no me atrevo a decir más, la complejidad de los próximos acontecimientos irán guiando los designios de mis próximos artículos.

Compartir

Subido por:

Francisco J. Lifante
Francisco J. Lifante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.