shadow

«No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país»

John Fitzgerald Kennedy

En estos días, los más aciagos de este siglo, una ola de solidaridad recorre el pueblo de Monforte del Cid. Una ola en la que todos aportamos nuestro granito de arena para vencer al COVID-19.

Veo con orgullo un pueblo valiente, un pueblo erguido, unido frente a la adversidad. Todos recibimos muestras de solidaridad, llamadas al trabajo común, iniciativas populares que se intentan canalizar a través del Ayuntamiento, de las asociaciones y de muchos particulares, todos ellos héroes anónimos que aportan su tiempo y sus conocimientos.

Hoy ha sido el caso de una iniciativa, la de la fabricación de mascarillas, en unión entre las instancias locales y los vecinos y vecinas de Monforte. Un ejemplo a seguir: EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO.

En tiempos de crisis, un pueblo deviene en su verdadera identidad, crecido ante lo adverso para hacer un frente común y así vencer cualquier amenaza, en este caso el COVID-19.

Según dicen, hoy han estado toda la tarde en el Salón de Plenos cortando tela, cargos electos, funcionarios y ciudadanos por igual, unidos por el más sublime de los objetivos: SALVAR VIDAS.

Mientras tanto, de forma espontánea, la gente ha respondido a la llamada de Ayuntamiento y asociaciones, presentándose con camiones para repartir, tijeras para cortar y echar una mano en lo que haga falta, por no mencionar la avalancha de whatssaps y llamadas mostrando su disposición a colaborar con todas estas iniciativas.

Los servicios públicos y los voluntarios: FUNDAMENTALES

No quisiera olvidarme de nadie, pero seguro que lo haré y pido disculpas por ello.

Quiero expresar mi más profundo reconocimiento a todos aquellos que, diariamente, están al servicio del ciudadano como los Servicios Sociales, coordinando todo junto con el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), a Protección Civil de Monforte y Novelda, a las empresas que nos están ayudando por la falta de material y recursos que nunca llegan desde arriba, a los héroes anónimos que se quedan en casa.

Cómo no, a nuestros sanitarios del Centro de Salud, a nuestras limpiadoras, a nuestra Policía Local, a las «seños» de nuestra Escuela Infantil, a nuestros agricultores, que a pesar de la campaña nefasta, siempre dan la cara para defender Monforte y a todo ese conjunto de fuerzas que componen un singular ejército: uno que no mata, sino que defiende la vida, el que no tiene escudos pero se expone, al que lucha por su gente. Gracias a ellos saldremos adelante con más fuerza.

“El hombre que se levanta es aún más fuerte que el no ha caído»

Viktor Frankl- (neurólogo, psiquiatra y filósofo austríaco)

Monforte resurgirá de sus cenizas tal y como relata el mito de Ave Fénix,. Carl Gustav Jung nos explicó en su libro «Símbolos de transformación» que el ser humano y el ave Fénix tienen muchas similitudes. Esa emblemática criatura de fuego capaz de elevarse majestuosamente desde las cenizas de su propia destrucción, simboliza también el poder de la resiliencia, esa capacidad inigualable donde renovarnos en seres mucho más fuertes, valientes y luminosos.

No obstante, esas cenizas no se las llevará el viento, al contrario.

Formarán parte de nosotros mismos para dar forma a un ser que renace del fuego mucho más fuerte, más grande, más sabio… Alguien que tal vez sirva de inspiración a los demás pero que, ante todo, nos permitirá seguir adelante con el rostro bien alto y las alas bien abiertas.

Compartir

Subido por:

Francisco J. Lifante
Francisco J. Lifante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.