shadow

Ya lo advertí hace escasamente un mes en uno de mis artículos titulado «De cómo afectará a Monforte la moción de censura a Rajoy«. En él insistí en la necesidad de acudir a SEPES inmediatamente después de la moción de censura a Mariano Rajoy. Lo escribí justo unos días antes de conocer el contenido de la sentencia, ni siquiera era presidente Pedro Sánchez.

En él dije textualmente que «es imprescindible que la actual Corporación mueva ficha ya,(…). Nos jugamos 22 millones de euros en ello. Sólo de esa manera podríamos encauzar el desaguisado, por todos conocido, de la franquicia Popular monfortina».

Pues ha llegado la hora, el PSOE está en el Gobierno y hasta donde yo alcanzo a saber aún no se ha producido ninguna renovación en la Dirección General de SEPES. Se aproximan las vacaciones, y si no conseguimos ir este mes, habrá que esperar a septiembre, por la inhabilidad nacional del sofocante agosto.

Me gustaría ser positivo y dar un atisbo de esperanza a los monfortinos. Relamerse en la herencia recibida está bien como excusa, pero como gobierno debemos ser serios y aportar soluciones, mirar hacia adelante y buscar las soluciones más ventajosas para el pueblo.

En este sentido, y por no extenderme demasiado, intentaré ser breve y conciso. Lo más interesante y rápido para los intereses del municipio, pasa por la solución estrictamente política a través de dos vías.

  1. Negociar con SEPES el aplazamiento del pago de la forma menos gravosa para el ayuntamiento, amortiguando así el impacto en los presupuestos anuales.
  2. Ofrecer a SEPES o cualquier otra entidad, empresa, etc… la posible urbanización del polígono y resarcir así los daños que ahora pide como indemnización, a tenor de la nefasta gestión política que se ha llevado a cabo. En este caso, bien SEPES conjuntamente con otras entidades, o a través de alguna empresa que se atreva a comprar una parte mayoritaria del suelo, podría desarrollar la actuación, recuperando así gran parte del patrimonio perdido desde 2007 y llegando a un acuerdo político para que desistan en los juzgados de la ejecución de la sentencia. Este es el mejor de los supuestos y el menos farragoso, aunque no por ello mas fácil.

Por otro lado, nos queda la vía de la interposición de recursos hasta la finalización del proceso.

En estos momentos se está redactando el recurso ante el Tribunal Superior de Justicia (Valencia) y, si no me equivoco, dado que no soy jurista, cabría un recurso al Tribunal Supremo (Madrid). Visto el ritmo de la justicia, esto nos podría hacer ganar entre cuatro y seis años por lo que he podido comprobar con otras causas.

No obstante, esto sólo nos haría ganar tiempo, pero no ganar el procedimiento (esto es una estimación personal, en realidad puede suceder cualquier cosa). Los procesos judiciales que nos ocupan están tan avanzados y tan recurridos que es muy complicado que nos dieran la razón en una instancia superior.

Ganar tiempo no es una mala opción si la «diplomacia política» se ejerce mientras tanto. En las circunstancias actuales necesitamos tiempo para llegar a acuerdos políticos, y para ello debemos poner toda la carne en el asador y buscar alternativas novedosas. Ya lo dijo Einstein: «Si quieres que el resultado sea distinto, haz las cosas de forma diferente»

Por ello animo a no ser derrotistas.

El «pegote» está ahí, pero mientras exista una posibilidad de solucionarlo, hay que luchar sin desfallecer. Todos sabemos quiénes son los responsables de esto, y desde luego, el pueblo es muchas cosas, pero no es tonto. Y hasta los más tontos, sabemos que esto no lo arregla quien lo ocasionó. Este es, posiblemente, el mayor de los retos de este Gobierno, y la solución reside en cambiar la prepotencia por la humildad, la propaganda por la transparencia, la ignorancia por la prudencia, el interés personal por el interés general y, sobre todo, la mala gestión por la efectividad y las ideas claras. Yo tengo la esperanza de que este gobierno lo va a arreglar, y tienen mi voto de confianza.

 

Compartir

Subido por:

Francisco J. Lifante
Francisco J. Lifante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.