shadow

I-lógicas ideológicas locales: panorama político nacional en Monforte del Cid

Por E. Alejandro Chuquitarco Morales

Sociólogo monfortino e Investigador predoctoral Universidad de Alicante. Departamento de Sociología II

Monforte del Cid es uno de los muchos pueblos que componen geografía más añeja de éste país, es compacto, pequeñito en dimensiones, se podría decir rural, ya que el impacto social y económico de la producción agrícola de uva de mesa es trascendental, la temporada alcanza a cubrir por más de medio año las necesidades económicas de gran parte de sus convecinos, directa e indirectamente.

Con el paso de los años, las dinámicas sociales y los cambios en todos los ámbitos también llegaron a Monforte, todo se acaba filtrando de alguna manera. Monforte del Cid con sus particularidades de identidad local, también reproduce las dinámicas y las tendencias sociales de todo el país, es una representación in miniature del resto de España

De ahí la curiosidad. En las elecciones municipales del 26 de mayo Esquerra Unida del País Valencià (EUPV) consiguió la friolera de 2.302 votos, alzándose con una mayoría absoluta aplastante, casi en el límite de computar 10 de 13 concejales posibles, al final consiguieron 9 en un pueblo de entorno a los 8.000 habitantes.

En las últimas elecciones generales del 10 de noviembre, como ocurrió en muchos otros pequeños municipios, VOX fue la fuerza más votada, con 1.062 votos, le siguió el PSOE con 998 votos, el PP con 830 votos, UP con 522 votos, y Cs con 357 votos.

Cabe destacar a pesar del panorama tanto UP, entre ellos EUPV, como el PSOE mantienen, en mayor medida que otros partidos, sus volúmenes electorales en comparación con las pasadas elecciones generales del 28 abril.

Son dos de los partidos que mejor resistieron el embiste del fenómeno VOX en la escala municipal. No ocurre con lo mismo con Cs, que pasó a convertirse en una fuerza casi residual y con menores volúmenes en comparativa con otras convocatorias.

¿Cómo explicar de forma rigurosa esta situación?

VOX apenas cuenta con una estructura municipal de partido en Monforte del Cid. Entonces, ¿cómo explicar de forma rigurosa esta situación?, ¿cómo explicar que la alcaldesa del pueblo pertenezca a EUPV y VOX ganara las elecciones generales?, ¿cómo explicar que las fuerzas conservadoras (VOX, PP, Cs: 2.249 votos) sumen más votos que el PSOE, UP y el resto de fuerzas políticas juntas (PSOE-UP-resto: 1.683)?

Se aprecia claramente una i-lógica ideológica, ideológicamente sin análisis VOX e EUPV son incompatibles. Por tanto, las lógicas ideológicas, los ideales, no pueden inferirse a lo local, porque lo local es experimental, en nuestro pueblo conocemos al candidato, sabemos quién es, quiénes son o fueron sus abuelos, quiénes son sus padres y seguramente muchos de los vecinos-votantes vieron jugar a la alcaldesa en la calle cuando era una niña.

La política nacional es abstracta, y la comprensión de lo abstracto necesita de discurso, de contenido, de lo ideológico. VOX fue quien mejor supo simplificar el discurso, con el problema catalán como salvoconducto arropó con su gran bandera de España a todos sus votantes, entre ellos esos más de mil de nuestros monfortinos.

Los nacionalismos

El nacionalismo es orgullo, integra, aporta una identidad cohesionada frente a un enemigo común: los catalanes que quieren romper en mil pedacitos a España, los inmigrantes que quieren tomarse por la fuerza las fronteras, esos mismos inmigrantes que se aprovechan de las ayudas sociales por encima de los españoles.

El lema: España, una, grande y fuerte; y, los españoles primero, caló muy hondo en ciertos sectores de la sociedad española, incluso, se podría decir, envió al sistema de reciclado político al señor Albert Rivera. Baste decir que esto no habría sido posible sin unos medios de comunicación que estuvieron abiertos a lo que en su jerga se llama: libertad de expresión, dando cabida, espacio y legitimación a un discurso machista, racista, homófobo y antidemocrático. Y de aquí viene la siguiente cuestión: ¿VOX convenció a tantos millones, o VOX simplemente hizo más legítimo que se hablase de ciertas cosas?

A pesar de todo, como dictaba José Ortega y Gasset, no sólo importa vencer o convencer; hacen falta las dos cosas. VOX convenció, pero no ganó las elecciones. El panorama político tiene más pinta de plano policromático que de una sola España, unida, grande y fuerte. Por necesidad política, por el bien común, de aquí en adelante se tendrán que utilizar las palabras y las mesas de diálogo; no los golpes ni la violencia.

Otros usuarios también leyeron

Monforte amortiza 510.000 euros y deja la deuda por debajo de los niveles anteriores a la crisis

Monforte no pagará los 11 millones de Walaig

María Dolores Berenguer y Ángel Gutiérrez nos explican el ahorro del nuevo alumbrado

Compartir

Subido por:

Avatar
Redacción

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.