shadow

Tanto el gobierno municipal como los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento de Monforte del Cid, se dieron cita en la concentración que tuvo lugar el pasado 25 de noviembre con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Violencia Machista.

MANIFIESTO 25N 2019 MONFORTE DEL CID

 La defensa de los principios de igualdad, seguridad, libertad, integridad y dignidad inherentes a todos los seres humanos es una prioridad para este Ayuntamiento. Y, en esta línea, se compromete con la lucha contra la violencia que se ejerce contra las mujeres, por el mero hecho de serlo, y contra sus hijas e hijos.

Este  25 de Noviembre, unimos nuestras voces  y nuestra fuerza para manifestar la más contundente denuncia y repulsa contra todo tipo de violencia machista, manifestación brutal de la desigualdad entre mujeres y hombres y un grave atentado contra los derechos humanos.

Denunciamos que la violencia que se ejerce contra las mujeres sigue siendo un problema de gran magnitud en todo el mundo, que tiene sus raíces en la estructura de los sistemas sociales, en las costumbres, pautas y valores culturales que asignan a las mujeres una posición inferior y subordinada en la familia, en el trabajo y en la sociedad.

La violencia contra las mujeres es un fenómeno global que precisa del compromiso permanente del conjunto de la sociedad civil, administraciones e instituciones, con actuaciones legislativas y cambios en los modelos educativos y culturales que promuevan el respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales.

Tras 20 años desde que se declarara el 25 de noviembre como día internacional por la erradicación de la violencia machista.

Las mujeres continuamos luchando y exigiendo poder vivir una vida en la cual no se nos mate por el mero hecho de ser mujeres.

Mujeres, niñas y adolescentes continuamos enfrentándonos a la violencia sexual, a un sistema de justicia patriarcal y a la revictimización en todos los procesos.

Continuamos caminando por las calles con miedo.

Continuamos enfrentándonos a la violencia económica que se produce en el  interior de las familias, en las empresas, a las discriminaciones por atrevernos a desempeñar oficios no considerados como “femeninos”, continuamos cobrando de media un 25% menos que los hombres en trabajos del mismo valor.

Luchamos por una vida donde se desinstale el sistema político, socio-económico y cultura hetero-patriarcal en el cual el dominio de los hombres sobre las mujeres estructura las relaciones y las instituciones.

 Una vida libre de la opresión particular que vivimos en un sistema capitalista que utiliza el cuerpo de las mujeres para su uso, disfrute y explotación.

20 años después, todavía las mujeres continuamos enfrentándonos a diferentes formas de violencia simbólica sobre nuestros cuerpos, con una objetivización constante en los medios de comunicación, con nuevas formas de violencia como: el ciberacoso o el porno de venganza.

Sin duda, la violencia de género contra las mujeres es una de las violaciones de derechos humanos más extendidas del siglo XXI y su erradicación uno de los asuntos pendientes de más urgente abordaje.

Por eso seguimos exigiendo, que los recursos incluyan tanto la violencia que ejerce la pareja o ex pareja como las agresiones sexuales, el acoso sexual en el ámbito laboral, la trata con fines de explotación sexual de mujeres y niñas y todos los tipos de violencia machista.

Que todas las instancias de gobierno se comprometan realmente en la prevención y erradicación de las violencias machistas, así como en la asistencia y reparación de todas las mujeres en situación de violencia, independientemente de la situación administrativa en que se encuentren las mujeres; la prevención sea una política prioritaria, que incluya un sistema coeducativo en todos los ciclos, la formación específica para todo el personal profesional que interviene en los procesos, los medios de comunicación, la producción cultural y la sociedad civil en la lucha contra las violencias machistas; que los medios de comunicación se comprometan a hacer tratamiento adecuado de las diferentes  violencias machistas, visibilizándolas; La eliminación de la custodia compartida impuesta y el régimen de visitas a los menores de los maltratadores condenados.

Los datos oficiales, nos dicen que 1.027 han sido asesinadas desde  el 2003 hasta día de hoy, pero sabemos que son más, este año han asesinado a 52 mujeres.

Ante estos escalofriantes datos, son insuficientes las meras declaraciones, las buenas intenciones, los minutos de silencio, o los lazos morados. Porque la violencia contra las mujeres y niñas sigue siendo consentida e incluso promovida.

Además, ahora nos enfrentamos a un escenario más aterrador, como es la amenaza de aquellos que, tras años y años de lucha y resistencia feminista, quieren hacernos retroceder en nuestros derechos: como el derecho al aborto, o que nos niegan la violencia y discriminación que sufrimos las mujeres por el mero hecho de serlo, que impiden compromisos institucionales contra la violencia de género, y que nos llevan a tiempos de blanco y negro.

Manifestamos nuestro profundo rechazo e indignación ante la entrada de esta misoginia en nuestras instituciones.

Desde este Ayuntamiento, seguiremos defendiendo la necesidad de impulsar políticas, programas, proyectos que garanticen el libre ejercicio de las autonomías de las mujeres, desde que somos niñas, con una educación que empodere y acabe con la cultura del miedo, apostando por el pleno cumplimiento de los derechos humanos, para que cada mujer del mundo pueda desarrollar de forma libre, autónoma y sin violencia su proyecto vital, siendo escuchadas y tenidas en cuenta desde la infancia.

Nos queremos libres, nos queremos vivas

Compartir

Subido por:

Avatar
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.