shadow

El pasado mes de julio se dieron por finalizadas las obras de reemplazo del alumbrado público de Monforte del Cid. El gasto relativo al alumbrado público monfortino, ascendía a 327.000 € en 2014, en 2017 esta cifra se ha reducido a 139.000 €. Se prevé una reducción aún mayor para 2018.

Las obras, adjudicadas a la empresa INDRA en 2011, tenían un plazo de ejecución de siete meses. En 2015, cuando la nueva Corporación se dispuso a gobernar, se encontró con que se debían más de 400.000 € a INDRA y que la obra estaba sin finalizar.

No sólo no estaban terminadas, sino que el alumbrado era muy deficiente, ya que en muchos puntos, no cumplía con los requisitos mínimos de luminosidad.

Anomalías en el contrato

Tras comprobar el estado de ejecución de las obras de recambio del alumbrado, se pudo comprobar también que faltaban casi 300 luminarias por instalar cuatro años después del inicio del contrato. Según fuentes municipales, las negociaciones las llevó personalmente Ángel Gutiérrez, concejal de Obras y Servicios, junto con la alcaldesa, también de IU, Mª Dolores Berenguer. Ambos se negaron a pagar la deuda pendiente mientras el alumbrado fuera deficiente.

En agosto de 2017, tras varias decenas de reuniones con la empresa adjudicataria, se llegó al acuerdo de hacer nuevas mediciones, cuyo resultado fue el de cambiar casi 1.800 luminarias de las 2.000 instaladas, además de negociar un nuevo plan de pagos, una nueva garantía de las luminarias, así como el cambio de tecnología a LED, ya que la que se instaló en 2011 era de inducción, material que se había dejado de fabricar y para el cual no había recambio.

El contrato, también contemplaba el mantenimiento durante 10 años, que la anterior Corporación del PP cambió por una factura que no podía pagar de unos 135.000 euros. Es decir, que cambió un mantenimiento valorado en casi 800.000 € por una factura de poco más de 135.000 €.

Proceso de instalación y replanteo de la obra

En principio se apostó por instalar luminarias basadas en tecnología de inducción. Este tipo de tecnología es similar a las lámparas fluorescentes con la principal ventaja de que la vida útil de las lámparas es muy elevada.

Con ello se alcanzó una reducción aproximada del 50% en el consumo de energía eléctrica así como del término de potencia contratada.

Las obras comenzaron a mediados del año 2011 y si bien finalizaron a mediados del año 2015 los servicios técnicos municipales comenzaron a reportar anomalías de funcionamiento, bajada de rendimiento y fallo prematuro de las lámparas.

El problema de todo ello estaba basado en que la mayoría de las luminarias de inducción instaladas eran de tipo “retrofit”. Esto consiste en aprovechar la luminaria existente y reacondicionarla para alojar la nueva lámpara. El resto de luminarias, si bien eran equipos nuevos, su rendimiento comenzó a bajar considerablemente.

La corporación municipal encargó a un técnico titulado competente los trabajos necesarios para justificar ante INDRA Sistemas S.A. que los equipos instalados no funcionaban correctamente, elaborando un informe técnico a tal fin.

Todo ello llevó a la realización de unas mediciones luminotécnicas y certificar que los niveles luminotécnicos en los viales del municipio estaban por debajo de los mínimos exigidos contractualmente.

Tras ello, INDRA Sistemas S.A. se comprometió a sustituir las luminarias defectuosas por luminarias basadas en tecnología LED, para lo que propusieron varias marcas.

De entre todas las luminarias, las que proporcionaban resultados aceptables eran dos modelos, decantándose finalmente por luminarias de la marca AIRIS con las siguientes propiedades.

  • El consumo de las luminarias es de 60 W en la mayoría de calles, 50 W para los faroles decorativos y 100 W para las avenidas que son más anchas. Con ello se reduce el consumo aproximadamente un 25% respecto a la reducción anterior. Es decir,  se tiene un consumo por debajo del 40% respecto de lo que se consumía en el año 2011.
  • Las luminarias vienen programadas de fábrica con un sistema de doble nivel, de modo que una vez que están encendidas, al pasar unas horas el nivel de iluminación desciende, incrementando más el ahorro (este sistema no estaba disponible con la inducción).
  • Son luminarias que, realizando la correspondiente inversión, pueden gestionarse de forma remota. De este modo, puede controlarse el nivel de iluminación de cada punto de luz de forma independiente, cualquier día del año y a cualquier hora.
  • El fabricante concede como prueba, durante un año, la telegestión de 4 centros de mando, estando prevista su instalación para antes de fin de año para poder evaluar la bondad del sistema.
  • Se tiene una garantía del fabricante de 10 años con un servicio de luminarias en depósito. De este modo, si existe una avería, se retira la luminaria y se instala una nueva, procediendo a llevar la luminaria averiada a reparación.

Finalmente, el próximo objetivo es la creación de una ordenanza municipal de alumbrado exterior en el municipio de Monforte del Cid.

Con ello se pretende crear una norma general de aplicación en todo el municipio, estableciendo unos criterios técnicos de ejecución y mantenimiento de las infraestructuras de alumbrado. De este modo se podrán evitar en un futuro problemas como el que se ha tenido y que tantas quejas ha generado.

 

Compartir

Subido por:

Avatar
Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.